Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

domingo, 12 de agosto de 2012

Carta abierta a @Pascual_Serrano

Estimado sr. Serrano:

Parece mentira que un tipo que, como usted, se tiene por un ser inteligente, haya escrito la sarta de gilipolleces que ha escrito en su blog.

Es preocupante, cuanto menos, leer que el trabajador debe de ponerse de parte del delincuente cuando se produce un asalto a unas instalaciones privadas, siempre y cuando venga con el carnet del partido o el sindicato de turno entre los dientes.

Porque, por mucho que usted lo quiera maquillar con la estupidez de la "expropiación", no deja de ser un asalto y un hecho delictivo.

Un hecho delictivo que practicaron una muchedumbre de gilipollas, al mando de otro gilipollas mayor aún, y auspiciado (y promovido) por otros gilipollas como usted desde los medios de comunicación.

Y digo lo de gilipollas, porque hay que ser muy tonto para, en aras de un ideal anacrónico, falaz y senil como la "lucha de clases" (concepto del que ustedes llenan sus orondas barrigas y que se preocupan de alimentar en los cerebros de los que, increíblemente, tienen un coeficiente mental menor que el de usted y su defendido Sánchez - Gordillo), justificar y promover la profanación de un espacio privado en el que, ni a usted ni a nadie, se le pone un cuchillo en el pecho para que entre y consuma; y propiedad de un ente empresarial del que, entre otros, come su admirado SAT, vía impuestos - subvenciones.

Y porque hay que ser muy tonto (pero tonto de baba y un ser vil y despreciable) para apelar a la visceralidad para hacer pasar a la víctima como culpable, sr. Serrano.

Es despreciable... Vomitivo... Repugnante...

Pero claro... ¿Desde cuando un comunista cree en la propiedad privada? (Siempre y cuando no sea la suya propia, claro... ¿Asaltamos su nevera y su despensa?) ¿En el respeto de los derechos universales? ¿A los derechos humanos?

A los delincuentes, cuando entran al asalto en un establecimiento, no se le pide su afiliciación política
, sr. Serrano. Se les hace frente, aunque se escuden en la cobardía de la muchedumbre.

Hubiese estado bien que esa cajera protagonista de su carta, hubiese sido su hija, madre o esposa.

Estaría bien comprobar hasta donde llegaría su cinismo, defendiendo a quien agreda a su familia.

¿Y si en ese empujón, esta chica hubiese caído al suelo y se hubiese abierto la cabeza? ¿Se imagina usted a sí mismo justificando que sólo ha sido un "daño colateral" de una "forma simbólica de reivindicación"?

¿Y si el "expropiador" fuera un yonqui armado con una navaja que le rebanase el cuello a su señora esposa/cajera ? ¿Lo defendería?

¿O miraría primero su cartera, a ver si lleva en ella el carnet de Izquierda Unida?

Con su carta, ¿se considera usted responsable del asalto producido anoche en otro supermercado en Torreblanca en el que (al grito de si puede Sánchez - Gordillo, nosotros también... ¡Viva el botellón de primera necesidad!) se llevaron artículos como dinero en efectivo, coñac, whisky y jamones de bellota?

Porque, claro, es de suponer que apoya usted este último asalto...

Ya ve, sr. Serrano, que de demagogos está el mundo lleno. Yo puedo, incluso, ser tan demagogo como usted.

Ya lo ha visto.

Por lo menos, ser libre de serlo mientras gente como su vanagloriado Sánchez - Gordillo y su recua de perros sarnosos totalitarios y asaltadores no sean los que gobiernen este país bajo el yugo bolchevique subvencionado.

Menos mal... Eso, no pasará nunca.

De momento, los descerebrados que les "dan su confianza" en las urnas, siguen siendo una minoría.

Y, aunque le joda y le duela, sr. Serrano, de momento España sigue siendo una democracia, no un "feliz régimen castrista" en el que se reparte la riqueza equitativamente entre todos los ciudadanos; libres de expresarse y pensar como quieran.

¿De verdad quiere usted eso?

Yo, sigo prefiriendo la imperfecta democracia capitalista en la que vivo en la que, incluso, los gilipollas tienen voz y voto.

Un saludo:

Germán Senra

No hay comentarios:

Publicar un comentario